¿Qué es la membrana interósea?

La membrana interósea es un tipo de tejido conectivo que se encuentra entre ciertos huesos del cuerpo. La membrana realiza una serie de funciones que incluyen crear compartimientos para separar diferentes estructuras, distribuir el impacto de fuerzas y separar las articulaciones. Los huesos largos de la parte inferior del brazo y la pierna ambos han unido las membranas interóseas y este tipo de tejido se puede ver en muchos otros organismos vivos.

En la pierna, la membrana se extiende entre la tibia y el peroné, corriendo a lo largo de las crestas de los huesos. Los músculos de la pierna están separados en secciones en la parte anterior y posterior con esta membrana. La membrana fuerte pero flexible permite impactos a cualquiera de los huesos para ser absorbido y distribuido, limitando los riesgos de fracturas y otros daños, y también desempeña un papel en la articulación de la rodilla. Las lágrimas en la membrana pueden ocurrir como resultado de trauma severo y también pueden ser creadas durante la cirugía.

La membrana interósea en el brazo se extiende entre el radio y el cúbito en el brazo inferior. Realiza muchas de las mismas funciones que la membrana en la pierna y se puede ver claramente en las secciones transversales del brazo. Está involucrado en la articulación del codo y ayuda a estabilizar los huesos de los brazos inferiores por su resistencia, durabilidad y flexibilidad. Al igual que otros tejidos de las articulaciones, está diseñado para ser capaz de deformarse y flexionarse, en lugar de triturar o fracturar el impacto, permitiendo que la articulación absorba un considerable esfuerzo antes de que se produzcan daños.

Este tejido es altamente fibroso por naturaleza. Tejidos fibrosos se pueden encontrar en muchas otras áreas del cuerpo, como los ligamentos, y por lo general se diseñan con las fibras que se ejecutan en una dirección que facilitará la absorción de los impactos sin roturas. Torcer los huesos con una membrana interósea unida en una posición anormal o extrema puede dañar la membrana, así como crear una fractura en uno o ambos huesos. La conexión a la junta puede potencialmente crear daños asociados en la articulación como resultado de este tipo de lesiones también.

Se pueden observar partes de la membrana interósea durante procedimientos quirúrgicos en áreas del cuerpo donde esta estructura anatómica está presente. También se explora durante los procedimientos de autopsia y disección, para aprender más sobre el caso particular de un paciente o para recopilar información sobre el funcionamiento del cuerpo en general. Durante las disecciones, la gente aprende a identificar esta estructura y usarla como un hito para encontrar otras estructuras en el área.