¿Cuál es la diferencia entre metronidazol y clindamicina?

El metronidazol y la clindamicina son antibióticos pero tienen diferencias en su método de acción, sus efectos secundarios y en los tipos de infección que normalmente tratan. Aunque ambos son antibióticos, el metronidazol es eficaz para infecciones causadas por bacterias anaeróbicas y varios protozoarios parásitos. La clindamicina es eficaz tanto para las infecciones bacterianas aerobias como anaerobias y el protozoario que causa la malaria. Metronidazol interfiere con ciertas funciones celulares, causando la muerte de las bacterias o parásitos. La clindamicina no mata a las bacterias, sino que las impide reproducirse.

Ambos medicamentos están disponibles en forma oral y tópica. Metronidazol viene en tabletas, cápsulas, cremas, lociones, gel y formas inyectables. Además de estas formas, la clindamicina también viene en una suspensión oral, una espuma tópica y en una solución para el tratamiento del acné. Combinaciones de clindamicina y otros medicamentos también se utilizan para el tratamiento del acné.

Clindamicina se prescribe para infecciones bacterianas graves. Este antibiótico trata infecciones de la piel, sangre, órganos internos y otras infecciones. Clindamicina también se utiliza para infecciones dentales o para prevenir las infecciones del corazón en ciertos pacientes sometidos a procedimientos dentales. Metronidazol lucha contra las infecciones bacterianas anaeróbicas en los pulmones, intestinos, articulaciones y órganos digestivos. Además, se utiliza para tratar enfermedades causadas por protozoos tales como ameba y Giardia.

Los efectos secundarios de metronidazol y clindamicina tienen algunas similitudes, pero también varias diferencias importantes. Todos los antibióticos pueden causar un malestar en la flora bacteriana beneficiosa de los intestinos. Esto puede conducir a diarrea y calambres intestinales. Sin embargo, la clindamicina se ha relacionado con una condición intestinal severa causada por bacterias resistentes a los fármacos. Un crecimiento excesivo de bacterias resistentes durante y después del tratamiento puede conducir a una condición potencialmente letal en raros casos.

Tanto el metronidazol como la clindamicina causan comúnmente diarrea leve, náuseas y vómitos. Los efectos secundarios de metronidazol se exacerban con el uso de alcohol y puede resultar en una severa resaca. Otros efectos secundarios comunes del metronidazol incluyen un sabor metálico en la boca, dolor de cabeza y pérdida del apetito. La gente no debe acostarse inmediatamente después de tomar clindamicina, ya que puede causar náuseas, acidez o diarrea. Se aconseja que los pacientes informen a sus proveedores de salud de cualquier síntoma inusual o severo mientras estén tomando cualquiera de los medicamentos.

Al menos un estudio concluyó que el metronidazol y la clindamicina presentaron diferencias en la resistencia bacteriana durante el tratamiento de la vaginosis bacteriana en mujeres. Ambos grupos de estudio usaron una preparación vaginal de metronidazol o clindamicina. Los investigadores encontraron que había una resistencia bacteriana significativamente mayor a la clindamicina en mujeres tratadas por vaginosis bacteriana, especialmente después del curso del tratamiento. Hubo una incidencia muy baja de resistencia bacteriana al metronidazol. Se encontró un aumento en las concentraciones de Escherichia coli en el grupo tratado con clindamicina, pero un aumento de Lactobacillus beneficiosos en las mujeres tratadas con metronidazol después de que el tratamiento había terminado.