¿Cuál es el tratamiento para el vómito con alcohol?

El mejor tratamiento para vomitar con alcohol a menudo depende de la gravedad de su consumo de alcohol. En general, siempre es mejor buscar asesoramiento y asistencia de un profesional médico con respecto a cualquier condición grave, incluyendo vómitos y los riesgos asociados con ella. Una de las preocupaciones específicas más grandes para alguien que vomita después del consumo del alcohol es asphyxiation, así que cualquier persona en esta condición debe sentarse derecho o poner de su lado. La preocupación secundaria por cualquier tipo de vómito prolongado es la deshidratación, por lo que alguien en esta condición debe beber agua lentamente o ser llevado a un centro de atención de emergencia para la asistencia médica adecuada.

Vómitos de alcohol a menudo se produce como resultado de intoxicación por alcohol, en la que el cuerpo de una persona ya no es capaz de manejar la cantidad de alcohol en su interior. Cuando esto sucede, su cuerpo típicamente activa el reflejo de la mordaza para expulsar las cantidades potencialmente dañinas de alcohol fuera de sí mismo. Mientras que algunas personas pueden experimentar vómitos, incluso de pequeñas cantidades de alcohol, los riesgos potenciales relacionados con el vómito después de beber puede ser muy grave. Cualquier persona que vomite después del consumo excesivo de alcohol debe consultar a un médico para asegurarse de que el alcohol es la causa y que él o ella es debidamente tratada.

En la medida de lo posible los tratamientos para detener el vómito, hay relativamente pocas opciones. Algunos remedios, como el ejercicio o el sueño, no son realmente útiles, ya que pueden resultar en mayores riesgos para la salud. Hay algunos medicamentos que se pueden utilizar para suprimir el vómito, pero la combinación de estos medicamentos con el alcohol puede ser muy peligroso y debe evitarse. El tiempo suele ser visto como el mejor tratamiento, ya que el cuerpo de una persona normalmente puede procesar el alcohol con el tiempo y recuperarse.

Uno de los principales riesgos relacionados con el vómito de alcohol, que debe ser considerado y tratado, es la posibilidad de asfixia o asfixia. El alcohol tiene un efecto depresivo en el cerebro humano, que puede afectar a una serie de funciones fisiológicas. Entre ellos está el reflejo de mordaza de una persona, que típicamente ayuda a prevenir que una persona se asfixie. Una vez que esto se ve afectado por el alcohol, sin embargo, es posible que alguien comience a vomitar, pero se asfixian. Es muy importante que cualquier persona que vomite alcohol se sienta en posición vertical, o si no puede sentarse, entonces la persona debe tumbarse de lado y no en el estómago o la espalda.

Otro riesgo importante para la salud relacionado con el vómito de alcohol es el potencial de deshidratación, que puede causar daño cerebral o incluso la muerte. Alguien que experimenta vómitos debe beber agua o una bebida deportiva en pequeños sorbos periódicos. Las bebidas ácidas como el café o jugo de cítricos deben ser evitados, ya que estos pueden irritar aún más el estómago. Si alguien está vomitando tan severamente que ni siquiera se puede mantener el agua, es posible que se necesite atención médica de emergencia. Los profesionales médicos pueden utilizar varios métodos para purgar el estómago de una persona de alcohol, y utilizar una inyección intravenosa (IV) de líquidos para mantener a una persona hidratada.