¿Cuál es el tratamiento para un recuento bajo de glóbulos rojos?

Una persona con un bajo recuento de glóbulos rojos tiene anemia. Esta condición médica causa fatiga y una falta de energía. Una vez diagnosticado, un médico puede recomendar transfusiones de sangre o tomar medicamentos para aumentar la producción de células sanguíneas. Un paciente con anemia puede ayudar a aliviar los síntomas de este trastorno al comer bien y asegurarse de que él o ella obtiene suficiente descanso.

Los glóbulos rojos en el cuerpo son necesarios para transportar oxígeno a los órganos y tejidos. Un análisis de sangre puede medir el nivel de hemoglobina en el cuerpo. Los niveles normales oscilan entre 12-18 y si la lectura es de 10 o menos, el paciente es diagnosticado con anemia.

Un individuo que está experimentando tratamientos contra el cáncer probablemente tendrá su recuento de glóbulos rojos medido regularmente. Se le indicará que informe al médico tratante si experimenta falta de aliento o fatiga, ya que ambos son signos de anemia. Otros signos de anemia son dolor de pecho y mareos. Si la condición es lo suficientemente severa, los tratamientos contra el cáncer deben ser detenidos por un tiempo o el nivel de fármacos de quimioterapia debe reducirse hasta que el recuento de glóbulos rojos vuelva a un nivel en el rango normal.

La anemia puede ser tratada con una o más transfusiones de sangre. Recibir sangre de un donante que no tiene esta condición causará un mayor nivel de glóbulos rojos en el cuerpo del paciente. Se pueden prescribir medicamentos para ayudar a aumentar el recuento de glóbulos rojos. Antes de tomar este paso, el médico y el paciente necesitan sopesar los riesgos de este tipo de terapia frente a los beneficios que ofrece. El uso de medicamentos para este propósito puede ser la elección correcta en una situación en la que el paciente se opone a una transfusión de sangre, ya sea por razones personales o religiosas.

Un paciente que ha sido diagnosticado con un bajo recuento de glóbulos rojos puede ayudar a su progreso de recuperación por asegurarse de que él o ella toma tiempo para descansar. Algunas personas encuentran más fácil lidiar con esta condición si planean sus actividades alrededor de la hora del día que se sienten más enérgicas.

Comer bien es una parte importante de mantenerse saludable, y es aún más crucial después de un diagnóstico de anemia. Una dieta que incluya frutas y verduras proporcionará los nutrientes necesarios para ayudar a llevar el recuento de células de la sangre a la normalidad. Trabajar con un dietista puede ayudar a un paciente con anemia a tomar buenas decisiones sobre qué alimentos comer.