¿Cuál es la conexión entre la gestión del tiempo y el estrés?

La gestión del tiempo y el estrés están relacionados, porque el manejo del tiempo ayuda a manejar el estrés. Las personas a menudo experimentan estrés debido a la falta de habilidades de gestión del tiempo y sentimientos de ser abrumado por todo lo que tienen que hacer. Pueden disminuir su estrés mediante el uso de técnicas inteligentes de gestión del tiempo para ayudarles a obtener su trabajo y otras responsabilidades completado de una manera más oportuna. La relación entre la gestión del tiempo y el estrés suele ser inversa o negativa. En otras palabras, mientras mejor maneje su tiempo, menos estrés debe tener.

Si una persona tiene una gran cantidad de responsabilidades, ya sea en el trabajo, en casa o en ambos, entonces probablemente beneficiaría a esa persona para llevar un registro de esas responsabilidades. Un cuaderno o un archivo de computadora lleno de listas diarias de tareas puede ayudar a una persona a ver lo que debe hacerse cada día. Las tareas, proyectos, reuniones y otras responsabilidades requeridas pueden ser listadas y priorizadas como urgentes, importantes u opcionales, con sus fechas de vencimiento también. Las tareas opcionales que no se completan un día se pueden mover a la lista de tareas para el día siguiente.

Los calendarios también son una herramienta útil para mantenerse al día con fechas importantes, tareas y reuniones, así como otras obligaciones rutinarias y no rutinarias. La gente puede utilizar los horarios diarios, además de los calendarios semanales y mensuales para ayudarles a planificar sus tareas y hacer un uso óptimo de su tiempo. Pueden usar calendarios portátiles de mano, calendarios electrónicos en su teléfono celular o computadora, o calendarios de escritorio o de pared. Ser capaz de ver su horario de una semana o un mes a la vez puede ayudar a las personas a darse cuenta cuando deben comenzar a trabajar en los proyectos y cuando deben tenerlos completado.

El chunking grande del proyecto es otra estrategia útil de la gerencia del tiempo que puede reducir la tensión. Además de estar abrumados por todo lo que tienen que hacer, la gente a menudo se ven abrumados cuando tienen que comenzar un nuevo proyecto, especialmente uno grande. En lugar de pensar en grandes proyectos como una gran tarea, puede ser útil dividirla en varios pasos que deben completarse a lo largo del camino y establecer fechas de vencimiento provisionales para cada paso. De esta manera, la gestión del tiempo y el estrés se conectan porque las personas que rompen grandes proyectos en pequeños trozos son menos propensos a sentirse estresado en todo el proyecto y más probabilidades de tener éxito en completarlo.

Algunas personas encuentran que hacer el uso más sabio de su tiempo y saber qué hora del día obtienen el mejor trabajo puede ayudarles a ser más productivos. Otras personas logran obtener más logrado una vez que han hecho su ambiente de trabajo lo más propicio posible para ayudarles a concentrarse. Delegar tareas cuando sea posible y apropiado también puede disminuir las cargas de trabajo y el estrés.

El uso de estas estrategias pone de relieve la relación entre la gestión del tiempo y el estrés. Cuando una persona utiliza las estrategias de gestión del tiempo para su beneficio, él o ella puede reducir la cantidad de estrés sentido. Mientras más organizada y eficiente sea una persona, mejor se sentirá con respecto a las tareas futuras.

¿Cuál es la función del sistema nervioso periférico?

La principal función del sistema nervioso periférico (PNS) es conectar el sistema nervioso central (SNC) con el resto del cuerpo, como los órganos, los músculos y los miembros. El PNS se compone de nervios y neuronas que conectan el sistema nervioso con las diversas partes del cuerpo, lo que permite al cerebro comunicarse con todas las áreas del cuerpo. El PNS se compone de dos divisiones separadas conocidas como el sistema nervioso somático (SNS), que es responsable de controlar los músculos y los órganos sensoriales voluntarios, y el sistema nervioso autónomo (ANS), que es responsable de controlar los músculos involuntarios.

Hay dos tipos de neuronas dentro del sistema nervioso periférico, conocidas como las neuronas sensoriales y motrices, y que transfieren información a través de señalización química y eléctrica. Las neuronas sensoriales, también conocidas como neuronas aferentes, son responsables de enviar mensajes del cuerpo al sistema nervioso. Las neuronas motoras, también conocidas como neuronas eferentes, envían mensajes desde el cerebro a las diversas partes del cuerpo. Algunas de las neuronas motoras son bastante largas porque están obligadas a llegar desde el sistema nervioso periférico a cualquier parte del cuerpo con la que necesitan comunicarse.

El SNS es responsable de la comunicación entre el cerebro y los músculos voluntarios y los órganos sensoriales. Recibe el mensaje de un órgano sensorial, como los ojos, las orejas o la piel, y lo retransmite al CNS para su procesamiento. Después de que el cerebro recibe la señalización, entonces es capaz de hacer una elección sobre cómo hará que el cuerpo reaccione.

El ANS es responsable de las comunicaciones entre el cerebro y los músculos involuntarios, glándulas y órganos como el corazón, los pulmones y las glándulas suprarrenales. La comunicación en esta parte del sistema nervioso periférico controla las áreas involuntarias del cuerpo en el estado mental inconsciente. En algunos casos, como la respiración profunda, el ANS también puede trabajar junto con la conciencia.

El sistema nervioso autónomo se divide además en tres secciones conocidas como el sistema nervioso simpático (SNS), el sistema nervioso parassimpático (PSNS) y el sistema nervioso entérico (ENS). El SNS ayuda al cuerpo a lidiar con el estrés de manera más eficaz liberando más adrenalina, aumentando la transpiración y la frecuencia cardíaca. La PSNS, por el contrario, hace lo contrario, y ayuda al cuerpo a relajarse y es capaz de controlar funciones tales como disminuir la frecuencia cardíaca, constriñir las pupilas y dilatar los vasos sanguíneos. La ENS es responsable de cuidar de todas las funciones digestivas dentro del esófago, el estómago y los intestinos.

¿Cuál es la diferencia entre lorazepam y alprazolam?

Usado para tratar trastornos de ansiedad y afecciones convulsivas, lorazepam y alprazolam son ambos medicamentos pertenecientes a la clase de las benzodiazepinas, que todos cumplen funciones similares. Las diferencias importantes entre estos dos medicamentos dictan cuando cada uno se utiliza en la práctica médica. Ambos fármacos tienen diferentes vidas medias, velocidades de inicio y efectos secundarios que pueden hacerlos más apropiados para ciertas condiciones y pacientes.

La vida media de una medicación es el tiempo requerido para que la mitad de ella sea metabolizada y eliminada del cuerpo en forma de desecho después de que es ingerida. Lorazepam y alprazolam tienen semividas promedio similares, alrededor de 10 a 11 horas, pero las vidas medias varían para cada medicación. La vida media de Alprazolam tiende a permanecer casi igual para la mayoría de las personas, mientras que la vida media de lorazepam puede ser de hasta 16 horas. Después de días de dosificación consecutiva, lorazepam tiende a permanecer en el cuerpo más tiempo, por lo que es la medicación más útil de los dos para el tratamiento de la ansiedad crónica, grave.

Ambos medicamentos tienen tiempos de inicio relativamente rápidos, que es el tiempo requerido para que un medicamento ejerza sus efectos después de que se toma. La aparición de alprazolam es ligeramente más rápida, sin embargo, por lo que es por lo general la medicación de elección para el tratamiento del trastorno de pánico fuera de la configuración médica. Este trastorno está marcado por ataques repentinos e impredecibles de pánico que usualmente requieren un tratamiento rápido. Las tabletas de alprazolam que se desintegran oralmente están disponibles para aliviar los ataques de pánico, lo que aumenta considerablemente el tiempo de inicio del fármaco para proporcionar alivio de acción rápida.

La mayoría de las benzodiazepinas tienen efectos secundarios similares, y el lorazepam y el alprazolam no son una excepción. Tienen ligeras variaciones entre sí que pueden influir en su uso. Lorazepam parece tener menos de un potencial de dependencia psicológica, debido en parte a su tiempo de inicio más largo. Tanto el lorazepam como el alprazolam pueden conducir a la dependencia si se toman más de cuatro semanas a la vez, pero alprazolam parece ser más propenso a causar ansiedad de rebote y otros síntomas de abstinencia si se detienen de súbito dosis prolongadas y altas.

La solubilidad en agua, o lo bien que cada medicamento puede disolverse en agua, también varía entre estos dos fármacos. El alprazolam, al igual que la mayoría de las benzodiazepinas, no es soluble en agua, por lo que no puede administrarse por vía intravenosa (IV). Lorazepam se puede disolver en agua, y como tal, se puede dar a los pacientes en un hospital por vía IV. Debido a su potencial uso IV, lorazepam es el fármaco de elección para el tratamiento de convulsiones y ataques de pánico en un entorno hospitalario.

¿Cuál es el espacio epidural?

El espacio epidural es parte de la anatomía espinal, corriendo por la columna vertebral desde el área donde las vértebras se encuentran con el cráneo hasta el final. Es de interés médico porque se utiliza para introducir ciertos medicamentos, tales como epidurales utilizados para el manejo del dolor en la parte inferior del cuerpo. Los médicos deben ser capaces de localizar el espacio epidural confiablemente porque existe el riesgo de dañar tejidos delicados al colocar una aguja en la columna vertebral.

Esta parte de la anatomía espinal consiste en el área entre la duramadre, el tejido fibroso resistente que rodea la médula espinal y el líquido cefalorraquídeo, y el revestimiento del canal vertebral. En diferentes personas, el tamaño del espacio epidural puede variar. A lo largo de la longitud de la columna vertebral, este espacio también crece y se encoge junto con la médula espinal. En áreas donde la espina dorsal es gruesa, el espacio puede ser casi inexistente porque la médula espinal llena la mayor parte del canal espinal.

El cuerpo tiene un diseño altamente eficiente, y el espacio epidural está lejos de estar vacío. Contiene grasa y vasos sanguíneos, junto con las raíces nerviosas que se ramifican desde la médula espinal para inervar varias áreas del cuerpo. Proporciona un cierto aislamiento para la médula espinal, protegiéndolo de lesiones, y su durabilidad hace que sea una opción popular para administrar medicamentos porque es difícil provocar inflamación o matar las células en el espacio epidural.

Los estudios de imagen médica a veces muestran el espacio epidural, dependiendo de qué ángulo se está utilizando para el estudio y el ángulo utilizado para la imagen. También es visible durante las cirugías espinales que implican la apertura de las vértebras para acceder a la médula espinal. En situaciones en las que las personas se han derrumbado o se han deslizado los discos, la médula espinal puede no tener suficiente espacio para moverse y esto puede conducir a pellizcar los nervios y otros problemas.

También conocida como el espacio extradural o peridural, esta parte de la columna vertebral puede ser localizado por los proveedores de atención con palpación de la columna vertebral y la colocación cuidadosa de una aguja. Las agujas específicamente diseñadas para el uso en el espacio epidural se usan a menudo porque son más seguras y más confiables que otros tipos de agujas para inyecciones en esta área. Los médicos tienen que tener cuidado de no perforar la duramadre e introducir el contenido de la jeringa en la propia médula espinal, una situación muy indeseable.