¿Qué es la membrana sinovial?

La membrana sinovial es un tipo de tejido blando que se encuentra en ciertas articulaciones del cuerpo. También llamada sinovial, esta membrana ayuda a las articulaciones a moverse más libremente y desempeña un papel en la protección contra el desgaste. La inflamación, el cáncer y otros trastornos a veces pueden afectar a esta membrana y causar problemas articulares importantes.

Una articulación es un área donde dos huesos separados se encuentran y están conectados entre sí por tejidos blandos. En ciertas articulaciones, un tejido fino llamado membrana sinovial está presente en el espacio entre los huesos. A menudo cubre muchas estructuras articulares diferentes, incluyendo tendones y ligamentos, que mantienen los huesos y los músculos juntos, así como los extremos del hueso que se enfrentan hacia el interior el uno hacia el otro. Las articulaciones que contienen esta membrana se denominan generalmente articulaciones sinoviales.

Dentro de una articulación sinovial, las capas de membrana a menudo forman un saco, similar a un globo. El saco suele estar lleno de líquido sinovial. Este es un fluido grueso secretado por la propia membrana sinovial y diseñado para ayudar a lubricar las articulaciones, permitiéndoles moverse libremente sin que los huesos se froten entre sí. Las articulaciones que contienen esta membrana y líquido, por lo tanto, son generalmente aquellas que están destinadas a tener amplios rangos de movimiento, incluyendo los tobillos, las rodillas, los dedos de los pies, los dedos, las muñecas y las caderas. Mientras que la membrana puede contener este fluido grueso dentro de él, es de otra manera permeable a muchos productos químicos más pequeños en el cuerpo, tales como oxígeno y los alimentos, que ayudan a mantener la membrana y otras estructuras comunes vivas y sanas.

Al igual que la mayoría de los otros tejidos del cuerpo, la membrana sinovial está en riesgo de algunos posibles problemas y enfermedades. Uno de los trastornos más comunes es la irritación e inflamación de la membrana, también conocida como sinovitis. A veces la sinovitis ocurre sin razón conocida, y de manera similar, se resuelve por sí misma, otras veces, sin embargo, puede ocurrir debido a una enfermedad subyacente, como la artritis reumatoide. En esta forma de artritis, el sistema inmunológico a menudo confunde el sinovio como un invasor extranjero. El sistema inmunológico monta un ataque contra la membrana, haciendo que se espese y se hinche en el interior de la articulación, lo que puede conducir al dolor, el movimiento limitado de la articulación y la eventual erosión del tejido óseo.

Otros trastornos sinoviales a menudo tienden a causar síntomas similares. Por ejemplo, sarcoma sinovial – una forma rara de cáncer donde los tumores crecen en la membrana sinovial dentro de una articulación – a menudo causa dolor e hinchazón. Del mismo modo, la esclerodermia, una condición que afecta a muchos de los tejidos blandos del cuerpo, incluyendo a veces la sinovia, puede causar rigidez y malestar en las articulaciones que afecta. Estos trastornos destacan además la función esencial de la membrana sinovial: crear un entorno lubrificante para proteger y apoyar el movimiento en las articulaciones articulares clave.