¿Cuál es la diferencia entre meningitis y encefalitis?

La meningitis y la encefalitis son infecciones que afectan al cerebro. La diferencia entre los dos se observa en la región del cerebro que infectan. Estos procesos de infección cada uno puede causar inflamación o hinchazón del cerebro y podría desencadenar efectos secundarios graves o incluso la muerte.

Mientras que ambas infecciones afectan el cerebro, la meningitis ataca las meninges o la película protectora que cubre el cerebro y la médula espinal. Los síntomas pueden aparecer rápidamente y con frecuencia incluyen un fuerte dolor de cabeza, rigidez en el cuello y posible fiebre. La encefalitis, por otra parte, afecta al cerebro sí mismo, presentando síntomas similares a la gripe. Cada condición puede ocurrir por sí sola o conjuntamente con la otra.

Ambas condiciones pueden causar problemas con cosas como la memoria, concentración y sueño. Cada condición también puede causar confusión, náuseas con o sin vómitos, y la posible actividad de convulsiones. La meningitis también puede presentarse con una decoloración de la piel o erupción cutánea. La encefalitis puede desencadenar problemas con sensaciones o sentimientos en las extremidades, con la posibilidad de debilidad o incluso de parálisis.

La infección que provoca la meningitis y la encefalitis es generalmente causada por una bacteria o virus transmitido por contacto cercano con una persona infectada, comúnmente a través de un intercambio de fluidos corporales. Las bacterias que causan estas condiciones pueden sobrevivir y ser transportadas a través de saliva, secreciones nasales o excrementos intestinales. Contratación de estas infecciones puede ocurrir mediante el intercambio de artículos personales o incluso por vivir en las proximidades de una persona infectada. Una vez dentro del cuerpo, la infección entra en el torrente sanguíneo y hace su camino hacia el cerebro.

La inflamación causada por la meningitis y la encefalitis puede resolver por sí misma, dependiendo de la gravedad de la infección. Los efectos secundarios serios y duraderos de la meningitis y la encefalitis pueden incluir cosas tales como dificultades con el habla, el oído, la vista o la memoria y cambios en el comportamiento o el estado de ánimo. Casos graves de cualquiera de las infecciones también pueden incluir la pérdida de la coordinación muscular o la incapacidad para mover una parte del cuerpo en particular, también conocida como parálisis, y el daño al cerebro.

La meningitis severa tiene el potencial de causar el fracaso de ciertos órganos en el cuerpo, particularmente los riñones. Si no se trata, la meningitis también puede causar que el cuerpo entre en shock, una condición que amenaza la vida en la que el cuerpo no circula suficiente sangre, disminuyendo significativamente la cantidad de oxígeno y nutrientes que viajan a través del cuerpo.

La encefalitis puede afectar la respiración causando dificultad respiratoria o problemas respiratorios graves. La angustia respiratoria, como el shock, disminuye la cantidad de oxígeno que se mueve a través del cuerpo. Si el proceso de infección es lo suficientemente grave, puede causar que el cuerpo caiga en coma, un estado de inconsciencia. La meningitis y la encefalitis, no tratadas en su estado más peligroso, podrían incluso causar la muerte.